Opinión del cliente

Revisado en España 🇪🇸 el 3 de junio de 2022
No puedo sino estar de acuerdo con los que antes de mí han amado este libro. Tiene un algo que te atrapa, y no es tanto por la trama sino por los personajes. Su aura, la forma en la que se comunican entre ellos... Y lo divertida que resulta su relación.

Lo cierto es que me esperaba una historia diferente. Me explico. Sabía que la base era el falso noviazgos de Adam y Olive... Pero, quizá sea por el aspecto que tiene Adam en la cubierta, pensé que sería un personaje más nerdy e inexperto en ciertos temas. Y Adam no es así. Entra más en el saco de grumpy, que un cliché que me pirra así que... Me vale XD

Adam tiene una mala reputación entre los estudiantes, pues es muy exigente, no tiene piedad y es "culpable" de que muchas de ellos no puedan terminar cuando planeaban. Aunque más que él ser un gruñón ellos parecen una panda de críos llorones porque "les han suspendido". Me habría gustado ver un poco más la faceta grumpy de Adam, pero creo que si este libro funciona tan bien es, en parte, por lo tierno y atento que es con Olive desde el principio.

Olive es una chica dulce y divertida cuyo único propósito es poder llevar a cabo su investigación y, con ella, salvar infinidad de vidas. Pero la vida de los estudiantes del posgrado no es sencilla y en más de una ocasión se pregunta si merece la pena o si es apta para ello. Con la ayuda de sus mejores amigos, Ahn y Malcolm, sin embargo, consigue seguir adelante disfrutando de cada momento.

Será en pro de uno de ellos que acabe envuelta en un "escándalo" con Adam que los lleva a fingir que están juntos. Y aquí, señoras y señores, empieza lo bueno.

Adam y Olive son las dos caras de una moneda, ella de sonrisa fácil y con gusto por los cafés del Starbucks (cuanto más azucarado, mejor); él, aparentemente serio, aburrido y con gusto por el café solo (bleg). La magia, en cambio, se empieza a ver prontito, y es que no tardamos en darnos cuenta de que Adam no es como pensaba Olive, al menos no con ella. Y os aseguro que cada vez que este par aparece junto se te queda el corazón blandito.

Desarrollan una falsa relación de lo más sana. No son nada tóxicos, se ayudan mutuamente y sus conversaciones son de lo más divertidas (adoro cuando ella de mete con su edad o sus gustos alimenticios, y cuando él la llama smartass).

No sabría definir exactamente qué hace que este libro guste tanto. Más allá de lo adorables que son, de que se lee en un suspiro y que entretiene cosa mala. Es cierto que se ayuda mucho de la falta de comunicación (algo que me suele frustrar pero que no me ha desagradado en esta ocasión), pero tampoco diría que ests provoque excesivo drama.

Tener personajes STEM en un romance ha sido diferente. No a lo que más acostumbrada estoy, y se nota que la autora describe el mundo académico desde el conocimientos porque este mundillo parece bien representado y tiene el valor en la trama que merece.

Ali Hazelwood es una nueva autora que llega posando fuerte y que de aquí solo puede mejorar, puliendo su estilo y evolucionando con la experiencia. No puedo esperar para leer qué novelas nos tiene preparadas de aquí en adelante.
Informar de un abuso Permalink